¡Se puede! ¡Enseñanza Musical Siempre! Carta a todos los padres y madres del mundo

Por Maribel Alcolea Hernández

Y de la noche a la mañana, lo que diríamos en un “plis” te cambia la vida.

Y nos metemos todos en una gran nube llena de incertidumbre, en la que sólo los más valientes pueden seguir caminando a través de ella como si fuera una aventura.

Dentro de la nube, no podemos ver más allá, y descubrimos que lo único que vemos es lo que tenemos: hoy, ahora, aquí.

Los profesores de música, lo tenemos bastante complicado…

Maribel Alcolea Hernández, autora del Método Maguit de Guitarra

Los días del confinamiento, la música parece que era lo que te hacía respirar, pero…

Hay muchos artistas, que se llaman “Músicos” y luego estamos los que tenemos una titulación SUPERIOR de Conservatorio, que llevamos toda una vida, sí toda una vida, has leído bien. Toda una vida, pegado y estudiando tu instrumento.

Ahí dónde lo ves, hay artistas que tienen la capacidad innata de cantar bien y lo explotan, y viven de eso.

Y hay músicos, que realizan una de las carreras más largas que existen, pero la sociedad actual, la sociedad de lo fácil, no los valora.

Cualquiera que canta “unas cancioncitas” (con todos mis respetos), la sociedad les llama músicos, pero los que somos MÚSICOS de verdad, los que hemos pasado, mínimo 14 años en un Conservatorio (cuatro años de Estudios Elementales, más seis años de Estudios Profesionales, más otros cuatro años de Estudios Superiores), sabemos lo que es ser músico.

Está más que demostrado por la neurociencia, que la música, y el estudio de un instrumento, desarrolla muchas capacidades en las personas (niños o mayores) que reciben una educación musical, y es muy importante comenzar a edades tempranas.

Practicar música (que no es escucharla), desarrolla: la memoria, activa diversas áreas del cerebro y las conexiona, disciplina, socialización, orden, autoconfianza, concentración, inteligencia, perseverancia, esfuerzo, expresión de las emociones, motricidad…podría seguir y no terminaría nunca de describir los beneficios que nos aporta la Educación Musical.

Maribel Alcolea Hernández, autora del Método Maguit de Guitarra

En esta época tan complicada que estamos viviendo con esta  ”pandemia” de la COVID-19” y que tanto ha cambiado nuestras vidas, ahora y más que nunca ¡Se puede!, se puede seguir estudiando música y tocando nuestro instrumento favorito.

Las nuevas tecnologías nos han abierto la puerta a nuevas experiencias, que no tienen por qué ser ni mejores ni peores, simplemente diferentes, es estar en hoy, aquí y ahora.

 Puedo dar el ejemplo, de seguir preparando las pruebas de acceso al Conservatorio Profesional de Música con mi alumna Carmen, y aunque todo se interrumpió, buscamos las formas y la tecnología que vimos más apropiada para este momento, y muy a pesar de las circunstancias.  ¡Se puede!

Quedó PRIMERA 1

Carmen y Maribel ¡SE PUEDE!

Por desgracia, esta pandemia se va a alargar mucho más de lo que todos quisiéramos, por eso os escribo a todos los padres y madres, para deciros que no interrumpáis la formación musical de vuestros hijos e hijas, hay muy buenos profesionales, y es su deber y su responsabilidad adaptarse a las circunstancias que estamos viviendo.

A vosotros, padres y madres, os corresponde decidir y tener la seguridad de que vuestros hijos e hijas están en manos de excelentes profesionales. No los dejéis solos (a los más pequeños) delante del ordenador, estar con ellos, disfrutar de las clases, aprender, compartir y sentir la música, será una experiencia inolvidable y entrañable.

 Y cuando esta pesadilla haya terminado, no habrá sido un tiempo perdido, será un tiempo ganado.

¡SE PUEDE!

Maribel Alcolea Hernández

Autora del Método Maguit de Guitarra

Comparte esta entrada:

Deja una respuesta